Promotion ends in:

Support: (034) 900 456 789

Nuestros Tés e Infusiones
Envíos en 24-48 horas: 4,90€ 
A partir de 45€ envío GRATUITO
0

€ 0,00

No tiene artículos en su carrito de compra.

Darse de alta como


¿Té helado o té caliente?

En definitiva hay uno o más tés hechos para cada ocasión o gusto particular. Lo fundamental esta en aprender en que momento es idea servir de qué tipo. Ya sea caliente o frio, cada uno dejará un buen gusto y sabor en aquellos que los prueben. Existen sabores que se pueden disfrutarse helados o a temperaturas más altas, debido a la versatilidad de cada uno.

Uno de los factores que influye en cada tipo de té es su preparación. Por esta razón independientemente de la temperatura en la que se encuentre debe de disponerse de manera adecuada para poder disfrutarse. Además, otro factor importante es reconocer la diversidad que existe y que en Tétique particularmente se tienen disponible.

¿Té helado o té caliente (Medium)

 

El té helado para el verano

Refrescarse con vaso de té helado es una sensación placentera, sobre todo si su sabor es agradable.  Por ello los sabores más placenteros de esta bebida están entre las frutas cítricas y los frutos rojos. La menta también es otro de los que aporta mayor cantidad de frescura al organismo, como el jengibre.

Por esta razón en el verano es ideal aprender a realizar esta bebida para hidratarse en cualquier momento. Para ello lo básico es aguantar lo suficiente como para que se liberen todas sus propiedades al cocinarse. Igualmente hay que esperar lo necesario antes de agregar el hielo, de esta manera no se pierde el sabor.

El té caliente para el alivio

El té caliente tiene sus propias características que lo hacen especialmente favorable para el organismo.  Una taza de té de lavanda o menta tiene la función de hidratar al organismo pero también de relajarlo. Los anteriores son muy usados en los casos de personas que se ejercitan diariamente. Desmintiendo entonces el mito de que necesariamente tienen que estar fríos para conseguir refrescar al cuerpo.

Para poder disfrutar de una taza de té no tiene que estar a temperaturas demasiado elevadas. En tal caso de que esto ocurra lo mejor es dejarlo reposar, hay que ingerirlo caliente, no hirviendo. Las bebidas de este estilo representan respeto y gratitud, que proviene inicialmente su importancia. Por ello lo principal es servirlo y compartirlo adecuadamente, siendo su calor tradicional, culturalmente, en diferentes lugares del planeta.

El té verde, blanco y el negro son de los que mejor saben, tanto fríos como calientes. También está versatilidad la posee el de manzanilla, lo que permite igualmente ingerirlo de ambas maneras. La energía y protección que aportan, junto con sus distintas propiedades, hacen que beberlo sea más que un placer al gusto.

En Tétique pueden hallarse con facilidad diferentes tipos de tés, los cuales pueden refrescarse tanto helados como calientes. Igualmente se puede aprovechar para darle algún toque particular, adaptado a la estación o clima. La idea es simplemente poder darle un poco de placer y nutrir al cuerpo simplemente con una taza, o vaso, de esta bebida.