Click to Hide Notification

Click to Show Notification
Promotion ends in:

Support: (034) 900 456 789

Nuestros Tés e Infusiones
Envíos en 24-48 horas: 4,90€ 
A partir de 45€ envío GRATUITO

Contactenos via Whatsapp

0

€ 0,00

No tiene artículos en su carrito de compra.

Darse de alta como


Pasos para montar tu bar o cafetería

El emprendimiento sobre cualquier negocio lleva mucho trabajo duro de por medio. Cada empresa es diferentes y particularmente dentro de la hostelería hay muchos detalles que cuidar. Aprender cuales son los pasos para montar tu bar o cafetería, por ejemplo, es una forma de hacer el camino más sencillo. Por ello siempre hay que disponer de una guía efectiva y de esta forma evitar perder el rumbo. Lo mejor es que antes de comenzar, tan solo con el deseo, se planteen lo pasos correctos. Para ello se puede buscar asesoría profesional al respecto ya
que hacerlo en solitario puede resultar difícil. Esto sobre todo cuando no se tiene idea de por donde es adecuado comenzar con el trabajo. A partir de ese planteamiento se puede construir, pensando en las necesidades del consumidor y a su vez de quien lo funda.

Es crucial entender que efectivamente se trata de un campo bastante rentable. El detalle es que cada vez a más la competencia que existe y que representa un gran reto. Por ello es fundamental darle un toque singular al bar o cafetería para causar excelentes impresiones en quienes lo visiten. La creatividad debe estar presente desde el principio del proyecto, junto con la mejor atención al público. Aunque hay ciertos pasos que no deben pasarse por alto y que también establecerán una gran distinción.

Montar tu bar o cafetería. El inicio de todo

El primer paso es establecer la inversión o un presupuesto fijo. Esto porque el mismo representa el capital que será necesario para realizar todo el montaje. Una cafetería o bar lleva muchos detalles o gastos, ninguno de ellos pueden pasarse por alto. Por ello se necesita de una buena economía para comenzar de la mejor manera posible. De igual forma el saber determinar el rumbo del dinero también será de gran importancia.

Otro paso que forma parte el inicio es la selección del establecimiento comercial adecuado. Para ello es bueno visitar diferentes zonas y tener presente que este en contacto constate con el público. De este modo te aseguras de la posibilidad que desde el comienzo haya una buena afluencia. De igual manera debe tratarse de un lugar en buenas condiciones y con un espacio apropiado para cumplir los objetivos.

Los trámites legales

Los trámites legales pueden ser una de las partes más difíciles o aburridas del montaje. Hay que tener presente las formas jurídicas, hacienda, licencias, autorizaciones y permisos. Para ello la ayuda de un abogado es fundamental, al igual que de un contador. Puede que en principio parezca fácil, pero son muchos puntos particulares que no cualquiera puede manejar.

Un ejemplo de que se trata de muchos detalles son las licencias. Las mismas corresponden a las obras que se realicen, el funcionamiento del negocio y de terrazas. De igual manera las autorizaciones se requieren para la apertura e inclusión de maquinaria. Sin contar los trámites financieros que incluyen el arrendamiento o compra del local respectivo.

 

El proyecto de negocios

Cuando se monta cualquier negocio como un bar o cafetería se debe establecer si es rentable o no. En este caso la realización de un proyecto es fundamental, estableciendo como primer punto su viabilidad. Algunos de los criterios para ello son: la cantidad de usuarios a los que estará expuesto, estableciendo un porcentaje aproximada de los que entrarán. De igual manera se debe establecer también el promedio de los precios en consumo, un aproximado de ventas y los gastos que tendrá el mismo.

Todo lo anterior son puntos que ayudan a establecer si se trata de un simple deseo y si puede pronosticar el éxito. La idea no es ser adivino, pero si plantearse suposiciones realistas. La conclusión del proyecto debería ser que es posible de realizar en un tiempo determinado. A partir de ahí hay que ponerse a trabajar para que todo salga como se dispuso en el mismo.

 

Una gran decoración

La decoración del lugar también es importante, ya que es la que invita a los clientes a quedarse o volver. Un ambiente adecuado en la cafetería o bar es garantizar su éxito a mediano o largo plazo. Existen muchas ideas y tendencias para establecer un diseño innovador, sin que se parezca a nada cercano. Para este paso se puede solicitar ayuda o hacerlo por su cuenta, pero siempre pensando con creatividad.

Promocionar tu bar o cafetería

Luego de que todo está listo la promoción no se puede quedar atrás. En la actualidad hay infinidad de medios por los cuales darse a conocer por toda la ciudad. Algunos de ellos son muy tradicionales, pero existen otros nuevos conceptos dignos de experimentar. Las relaciones públicas, si se hacen de la forma correcta, garantizaran el buen desarrollo del negocio.

En este aspecto el internet es uno de los medios más usados para conseguir el sitio correcto. Por ello hay que aprovechar las grandes ventajas promocionales que el mismo ofrece para los nuevos emprendedores. Los comentarios positivos en foros o portales serán el mayor medio para darse a conocer. Por ello hay que brindar la mejor atención y cuidado de cada aspecto del bar o cafetería.

Ten presente que nada es fácil del todo

Para finalizar el último paso es no dejarse vencer por los obstáculos o las dificultades. Los problemas forman parte del establecimiento del cualquier negocio. Puede que todo este estrictamente planificado, pero siempre algo puede salir mal. Lo importante es no centrarse en un mal momento, sino más bien aprender a derrotarlo. Para ello hay ser precavido, determinando soluciones en caso de que algo no salga como se planifico en principio.

Montar un bar o cafetería en definitiva un reto que muy pocos están dispuestos a asumir, pero que vale la pena. Lo primordial es tener presente desde el principio que siempre hay detalles inesperados y se deben solucionar sin complicarse demasiado. De igual manera se debe trabajar en función de la meta que se planteó desde el principio y sin parar por más difícil que parezca. Con la correcta organización y siguiendo los pasos se puede conseguir un buen desarrollo de aquello por lo que tanto se ha trabajado.